Munkel

El cuidado apropiado de los lentes de contacto

¿Sabías qué? puedes sufrir una infección ocular grave si no limpias y desinfectas tus lentes de contacto siguiendo las instrucciones.

Riesgos de usar lentes de contacto

Los lentes de contacto viejos o aquellos que no se ajustan bien al ojo pueden causar daño y rasparte el ojo. También pueden hacer que te crezcan vasos sanguíneos en la cornea, un problema peligroso que pone en riesgo la visión.

Las gotas para ojos pueden causar problemas con los lentes de contacto. Se recomienda evitar usar cualquier tipo de gota para ojos mientras tienes puesto los lentes de contacto. Sin embargo, puedes usar gotas humectantes o lubricantes libres de preservativos, según lo que te recomiende tu oftalmólogo. Puede encontrar instrucciones detalladas para limpiar lentes en nuestro canal de YouTube.

Quitate los lentes de contacto y llama a tu oftalmólogo de inmediato si tus ojos se te ponen muy rojos, llorosos, tienes mucho dolor o sensibilidad a la luz.

Haz lo mismo si tienes visión borrosa o notas una supuración o pus en tu ojo. Recuerda que estos pueden ser síntomas de problemas graves en el ojo.

Cuida tus lentes de contacto de manera adecuada

Debes limpiar y desinfectar cualquier lente de contacto que te quites del ojo antes de volver a colocartelo. Existen muchos tipos de sistemas de limpieza. Su elección depende del tipo de lente que use, si tienes alergias o si tus ojos tienen tendencia a acumular depósitos de proteína. Consulta a tu oftalmólogo qué tipo de soluciones de limpieza debes utilizar.

Limpia y guarda los lentes con mucho cuidado para hacerlo correctamente a fin de evitar infecciones oculares peligrosas.

Esto es lo que debes hacer:

  • Sigue el cronograma que te indicó tu médico de los ojos para el uso y reemplazo de los lentes. No debes usar lentes de contacto de uso diario mientras duermes.
  • Quitate los lentes de contacto antes de darte una ducha, usar una bañera, nadar o hacer cualquier actividad en la que te puede ingresar agua en los ojos.
  • Antes de tocar los lentes de contacto, lávate bien las manos con agua y jabón, y secatelas con una toalla sin pelusas.
  • Nunca te pongas los lentes de contacto en la boca para humedecerlos. La saliva no es una solución esterilizada.
  • No enjuagues ni guardes los lentes en agua (ni agua corriente ni agua esterilizada). Tampoco uses una solución salina casera.
  • No uses solución salina ni gotas humectantes para desinfectar los lentes. No son desinfectantes.
  • Sigue las instrucciones de tu médico y del fabricante de la solución de limpieza para limpiar y guardar los lentes.
  • Independientemente del tipo de solución de limpieza de lentes que compres, usa el método de limpieza de frotar y enjuagar. Frota tus lentes de contacto con los dedos limpios y luego enjuaga los lentes con la solución antes de sumergirlos en el estuche. Usa este método incluso si la solución que usaa es del tipo que no requiere frotar.
  • Usa una solución nueva cada vez que limpies y desinfectes los lentes de contacto. Nunca reutilices la solución ni mezcle solución usada con solución sin usar. Tampoco viertas la solución para lentes de contacto en otro frasco. Si lo haces, la solución dejará de estar esterilizada.
  • Asegurate de que la boca del frasco de la solución no toque ninguna superficie. Manten el frasco bien cerrado cuando no lo estés utilizando.
  • Enjuaga el estuche de los lentes de contacto con solución para lentes de contacto esterilizada (no uses agua corriente). Posteriormente, deja el estuche abierto para que se seque solo.
  • Manten limpio el estuche de los lentes de contacto. Cambia de estuche por lo menos cada 3 meses o de inmediato si se te quiebra o se te daña.
  • Si guardas los lentes en el estuche durante mucho tiempo, lee las instrucciones de los lentes de contacto o de la solución del lente para comprobar si es necesario volver a desinfectarlos antes de volver a usarlos. Nunca uses tus lentes de contacto si han estado guardados durante 30 días o más, sin volver a desinfectarlos.
  • Los lentes de contacto pueden deformarse con el paso del tiempo y tu córnea también puede cambiar de forma. Para asegurarte de que los lentes se ajusten correctamente a tus ojos y de que la receta sea la adecuada, visita a tu médico regularmente.

¿Los lentes de contacto son la opción adecuada para tí?

Millones de personas deciden usar lentes de contacto. Sin embargo, los lentes de contacto no son para todos. Es posible que no pueda usar lentes de contacto por las siguientes razones:

  • Tienes tendencia a contraer infecciones oculares.
  • Tienes alergias graves u ojos secos difíciles de tratar.
  • Trabajas o vives en un lugar con mucho polvo.
  • No puedes cuidar correctamente tus lentes de contacto.

Tu córnea y tu película lagrimal deben estar en buenas condiciones para que te resulte cómodo y puedas ver bien mientras usas lentes de contacto.

Para usar lentes de contacto de manera segura, debes comprometerte a cuidarlos adecuadamente y a sustituirlos cuando sea necesario.

Habla con tu oftalmólogo u otro profesional del cuidado de los ojos sobre tus necesidades y expectativas visuales ellos podrán  ayudarte a decidir si tus lentes de contacto son una buena opción.

Solicitá tu cita en línea y nuestros expertos te brindarán la atención personalizada que mereces, agenda tu cita ya solo presionando el botón.


¡Agenda tu cita ya!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *