Ópticas Münkel

Cambios en la Visión durante el embarazo

Durante el embarazo, los cambios hormonales y físicos pueden afectar la vista de una mujer. Los cambios más comunes incluyen:

  • Visión borrosa: es el cambio más común en la vista durante el embarazo. Es muy probable que se deba a la retención de líquidos, que puede causar un poco de hinchazón en los ojos y en el cristalino. La visión borrosa suele ser temporal y desaparece después del parto.
  • Sequedad ocular: Los cambios hormonales pueden provocar una disminución de la producción de lágrimas, lo que puede causar sequedad ocular. La sequedad ocular puede causar picazón, ardor y sensación de cuerpo extraño en los ojos.
  • Sensibilidad a la luz: También es un cambio común en la vista durante el embarazo. Probablemente por los cambios hormonales, que pueden hacer que los ojos sean más sensibles a la luz brillante.

Otros cambios en la vista que pueden ocurrir durante el embarazo incluyen:

  • Aumento de la miopía: El aumento de la miopía es un cambio menos común que la visión borrosa. Se debe a la retención de líquidos, que puede causar un aumento en la potencia total del globo ocular y por ende un aumento en la miopía.
  • Migrañas oculares: Las migrañas oculares son dolores de cabeza que se caracterizan por visión borrosa, destellos y sensibilidad a la luz, las cuales pueden ser más frecuentes durante el embarazo.

En la mayoría de los casos, los cambios en la vista durante el embarazo son temporales y desaparecen después del parto. Sin embargo, es importante consultar a un chequeo visual si se experimenta alguno de estos cambios.

Síntomas que requieren atención médica

Si experimenta alguno de los siguientes síntomas

  • Visión doble o borrosa que no mejora con el tiempo
  • Pérdida de visión repentina
  • Enrojecimiento, dolor o hinchazón de los ojos
  • Destellos de luz
  • Sensibilidad a la luz que interfiere con sus actividades diarias.

Es importante que consulte a un profesional en salud visual lo antes posible ya que pueden ser signos de una afección médica más grave, como preeclampsia, hipertensión ocular o hasta desprendimiento de retina.